1. Inicio
  2. Los Arraiz
Exposición 'Los Arraiz'

Información

La Sala Luis de Ajuria acoge una muestra conjunta de los pintores vitorianos Clemente y Jesús Arraiz, padre e hijo. La exposición, que incluye 42 obras de ambos artistas, muestra la obra inédita de Jesús, a la vez que trata de homenajear a esta familia de relevancia en la creación artística de la ciudad.

Una decena de trabajos de Clemente Arraiz, cinco bodegones y otros tantos sobre flores, dan paso en la Sala Luis de Ajuria a una larga treintena de obras de pequeño formato llenas de color con factura casi impresionista sobre grupos de gente elaborados por su hijo Jesús. Además de los dedicados a los niños, a las mujeres o a los hombres, la colección que se expone hasta el próximo 29 de julio incluye diferentes pinturas sobre escenas y pueblos vascos o tauromaquia. Se trata de  dos de las temáticas más habituales en la obra de quien decoró, entre otras viviendas y edificios emblemáticos, el hall del que hoy es el Palacio de Ajuria Enea, residencia oficial del Lehendakari del Gobierno Vasco.

Clemente Arraiz Inchaurregui, independientemente de su estilizada y fina concepción del paisaje, pintado al aire libre, y de su maestría en el bodegón, se reveló con especialidad inigualable como pintor de flores. De sus pinceles salían claveles, peonías, dalias, rosas, etc. Nacido en la capital alavesa en 1879, mostró en su trabajo una enorme sensibilidad colorista, con pinceladas luminosas y vibrantes y refinado gusto en la composición, logrando una pintura rica, sugestiva e intemporal.

Tras residir en Barcelona y París, de nuevo en Vitoria-Gasteiz instaló en 1906 su primer taller de pintura, cuya rebotica se convirtió en lugar emblemático de reuniones y tertulias pictórico-artísticas de futuros pintores vitorianos como Fernando de Amárica, Pablo Uranga, Mario Ortiz de Urbina o Tomás Alfaro, entre otros. Se puede decir que prácticamente este taller fue la primera sala de exposiciones de la ciudad.

A diferencia de su padre, y al estilo de su maestro Díaz Olano, Jesús Arraiz Ibarra (Vitoria-Gasteiz 1898-1980) se dedicó principalmente a la figura y su pintura colorista se asemeja más a la técnica impresionista. En general, sus cuadros son de pequeño formato y transmiten alegría abordando gran variedad de temas: niños y niñas, mujeres, hombres, escenas vascas y festivas, tauromaquia o paisajes. A su faceta artística se pudo dedicar en su jubilación, después de haber trabajado durante muchos años en su taller de pintura y decoración así como como decorador para los Astilleros Euskalduna, Casa Anduiza o para muchas familias de Neguri.